Anuncios

CAFE PICANTE

Humor, relajo, cubrimientos, "análisis", entrevistas, columnistas, música y jolgorio.

COLUMNAS

¡SI! LA PAZ ES UNA RUMBA

Por Antonio Morales Riveira
A ver. Un par de encuestas muestran aun tempranamente, que la opción del Si a la guerra va adelante. Hay que entender que además de la campaña uribista facilista, primaria y basada en el aprovechamiento de la ignorancia y la desinformación, ha logrado pescar en ese río revuelto, hábilmente han logrado asociar la paz a Santos, caído en la opinión general. Pero detrás de ese hecho coyuntural, también está el trabajo de la prensa hegemónica, parte de ella metida de una en favorecer la guerra y la otra que durante años estúpidamente le ha hecho el juego al guerrerismo. De tantos años de asustar con la paz y de potenciar la guerra, la prensa, toda o casi toda, ha estado cultivando las bacterias de la guerra en el caldo nacional. La prensa santista y pro paz, tardíamente trata de hacer calar el mensaje del SI, cuando durante décadas hizo todo lo contrario.No va a ser fácil en meses destorcer esa tendencia metida a la brava en el imaginario colectivo. Aun es tiempo deque la campaña por el Si avance para ganar el plebiscito.Pero hay que entender que los partidos santistas, liberal, U, Cambio Radical, funcionan dentro del clientelismo y no se ve muy fácil que con mermelada y sus prácticas tamaleras vayan a convencer a su electorado que se moviliza en las regiones de mano de los caciques y demás. De tal modo que es el voto de opinión libre quien puede decidir por el Si, sobre todo en las grandes ciudades, donde Uribe arrastra con fuerza. La pedagogía del Si ha sido ineficaz, retardada por el lastre del propio Santos. Veremos como se desarrolla en las próximas semanas. Y desde luego, nuevos hechos positivos del proceso de paz pueden cambiar la tendencia para favorecer el Si. A sabiendas de esto, la izquierda una vez más, como en la reelección de Santos, resulta fundamental. La amplia gama de partidos y movimientos de izquierda deben entrar en una dinámica nunca antes vista de pedagogía, movilización, y actos por la paz con alegría e inusitada determinación. Son esos tres millones de votos mal contados los que pueden ser decisivos para el Si. Desde lo colectivo a lo personal, tenemos el mayor reto histórico delante de nosotros. Si no gana el SI, estaríamos al borde de una cloaca llena de sangre. Estaríamos todos en físico peligro. Vamos pa esa! ¡La paz es una rumba!
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: